BEDEVILLED: EL GRAN GAUGUIN, ES FALSO

El museo probablemente pagó al menos 3 millones de dólares por la escultura ampliamente expuesta de un diablo con cuernos, pero la obra mal atribuida puede haber sido hecha por un artista polinesio para el mercado europeo.

 

Una talla de un diablo cornudo comprada como un Gauguin por el Museo J. Paul Getty de Los Ángeles no es genuina. Cabeza con Cuernos, que alcanzó un precio récord por una escultura de Gauguin, acaba de ser rebajada y relegada al almacén.

Una portavoz de Getty le dice al periódico The Art Newspaper: “En diciembre de 2019 el museo cambió la atribución de la escultura Cabeza con cuernos a ‘desconocido’. Esta decisión se basó en las investigaciones académicas de los últimos años realizadas por profesionales del Getty y otros expertos en la materia, incluyendo nuevas e importantes pruebas que no estaban disponibles en el momento de su adquisición”.

 

Head with Horns in the J Paul Getty Museum, Los Angeles, was almost certainly made in the Pacific—but not by Gauguin © Thomas R Machnitzki

En 2002, cuando la pieza fue adquirida, la entonces directora del Getty, Deborah Gribbon, dijo: “La escultura de Gauguin es extremadamente rara, y esta intrigante obra se destaca como un magnífico ejemplo”. La cabeza tallada con rasgos faciales humanos y cuernos como de diablo, montada sobre una base pesada, había sido fechada en 1895-97, cuando el artista vivía en Tahití. Aunque Gauguin es famoso por sus pinturas, también talló esculturas de madera durante su estancia en la Polinesia, aunque pocas son tan grandes y ambiciosas como el ejemplo de Getty.

 

GIVOA: El típico caso de validación por provenance, el histórico de la pieza hace creer a muchos actores del mercado que la pieza es auténtica y durante décadas nadie cuestionó seriamente esa afirmación, celebramos que instituciones de prestigio, como esta, tengan la voluntad de saber la verdad aún asumiendo una enorme pérdida patrimonial por una compra errada.

 

La prueba clave de que Cabeza con Cuernos es un auténtico Gauguin fue que el artista pegó dos fotografías de la escultura en su cuaderno Noa Noa (de finales de 1890, ahora en el Museo del Louvre, París) e incluyó la imagen en varios de sus dibujos y grabados (1898-1900). Por lo tanto, los historiadores de arte asumieron durante mucho tiempo que había tallado la cabeza con cuernos en Tahití, pero hasta la década de 1990 la escultura real permaneció desconocida y se pensó que estaba perdida y probablemente destruida.

Cabeza con cuernos surgió por primera vez en una exposición en la Fondation Maeght en Saint-Paul-de-Vence en 1997, en préstamo de una colección privada americana no identificada. Cinco años después, mientras estaba en exhibición en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, fue comprada por el Getty. El Getty no revela los precios de las adquisiciones compradas de forma privada, pero personas informadas creen que puede haber costado alrededor de 3 a 5 millones de dólares. El museo confirma ahora que vino de la galería Wildenstein de Nueva York.

Poco después de su adquisición, algunos externos comenzaron a cuestionar en privado su autenticidad. El crítico más persistente de la escultura ha sido Fabrice Fourmanoir, un experimentado coleccionista de fotografía tahitiana del siglo XIX, con un interés especial en Gauguin.

Anne-Lise Desmas, la jefa de escultura y artes decorativas del Getty, está escribiendo el catálogo de las obras francesas del museo. Al unirse al Getty en 2008, miró la cabeza con cuernos con ojos frescos, dudando cada vez más de la atribución. Señala que “ninguna otra escultura de Gauguin tiene tal pedestal” e inusualmente para una escultura importante de Gauguin, no está firmada.

Otra prueba significativa contra la atribución, localizada por Fourmanoir, es un álbum fotográfico de Jules Agostini adquirido en 2015 por el Museo del Quai Branly de París. Incluye una fotografía de la escultura, titulada Idole Marquisienne, por lo que Agostini presumiblemente creyó que fue hecha por un tallador indígena de las Marquesas, parte de la Polinesia Francesa.

Un examen detallado del álbum sugiere que la fotografía de Cabeza con cuernos fue tomada entre noviembre y diciembre de 1894, época en la que Gauguin se encontraba en París (antes de su regreso a Tahití en septiembre de 1895, después de lo cual se pensaba que había tallado la obra). Junto a Cabeza con cuernos en el álbum de Agostini hay un retrato de George Lagarde, un coleccionista de material etnográfico”, por lo que podría haber sido el propietario de la escultura fotografiada.

Durante su investigación, el Getty aparentemente preguntó a Wildenstein sobre la procedencia de Cabeza con cuernos. Todo lo que la galería reveló fue que fue comprada a un coleccionista privado suizo sin nombre en 1993. Dónde ha estado durante los cien años anteriores sigue siendo un misterio.

Gauguin’s drawing Tahitian Woman with Evil Spirit (around 1900) includes an image based on the Getty’s sculpture Museum of Modern Art, New York/Scala, Florence

 

GIVOA: Para sumar más misterio, la casa Wildenstein continua con su política de ocultar información para evitar investigaciones. El oscuro negocio de los catálogos razonados realizados por actores del mercado y no por investigadores o núcleo de investigaciones independientes de cualquier pretensión de lucro sobre las obras.

 

Photographs of the sculpture as they appeared in the artist’s notebook Noa Noa (late 1890s), which was originally the main evidence that it was made by Gauguin ART Collection/Alamy Stock Photo

La participación de Wildenstein es complicada, ya que, además de vender la escultura en 2002, estaba produciendo el catálogo razonado de Gauguin (ya se había publicado el volumen completo de pinturas, pero el volumen de la escultura estaba por prepararse). Por lo tanto, la galería dio al Getty su bendición erudita para Cabeza con Cuernos, mientras que tenía un interés financiero masivo en la venta.

 

Wildenstein no respondió a las preguntas del The Art Newspaper. Aunque el Getty debe estar considerando si podría buscar una recompensa, puede haber pasado demasiado tiempo desde que hizo la compra.

 

“Aunque no es una obra maestra, Cabeza con cuernos es un objeto muy intrigante”, dice Desmas. Los especialistas polinesios están de acuerdo en que no es una escultura tradicional, tanto por razones estilísticas como por su iconografía (el “diablo”, como tal, no existe en los Mares del Sur). Sin embargo, es posible que haya sido hecha por un artesano indígena para el mercado europeo.

 

Otra posibilidad es que haya sido hecha por un europeo en el área del Pacífico. Fourmanoir cree que fue tallada “por un marinero europeo en un barco ballenero que hizo escala en Tahití”, donde se vendió la escultura. Un examen detallado del sándalo de la cabeza y del encaje de la base, y de dónde se podrían haber obtenido estas maderas, podría ayudar a resolver el rompecabezas, con más investigación en curso en el Getty.

 

La cabeza con cuernos fue retirada de la exhibición del Getty el año pasado, y ahora se espera que permanezca en el almacén. Estuvo notablemente ausente en la reciente exposición de Retratos de Gauguin (inaugurada en la Galería Nacional de Canadá en Ottawa el pasado mes de mayo, y clausurada en la Galería Nacional de Londres el 26 de enero), que incluía esculturas. Desmas y la especialista francesa en Gauguin, Anne Pingeot, están escribiendo artículos sobre Cabeza con cuernos para el Getty Research Journal en febrero de 2021 y el catálogo de esculturas del Getty se publicará en 2022.

 

Publicación original: https://www.theartnewspaper.com/ MARTIN BAILEY 28th January 2020

 

 

 

No Comments

Post A Comment

18 − ten =