Cupido reaparece en una de las obras más conocidas de Vermeer después de dos siglos y medio.

Las pruebas de laboratorio revelaron un descubrimiento “sensacional” de que la figura que aparece en la obra “Chica leyendo una carta en una ventana abierta” fue tapada y sobre pintada décadas después de la muerte del artista.

En el lienzo original, la “imagen dentro de la imagen” de Cupido colgado en la pared detrás de la chica que leía las cartas, fue detectada hace 40 años con el uso de la tecnología de rayos X, pero los investigadores siempre supusieron que el propio Vermeer lo había tapado, relata Uta Neidhardt, la conservadora principal de la Gemäldegalerie de Dresde, Alemania.

La decisión de devolver la figura de Cupido a la obra se tomó luego de que las pruebas de laboratorio recientes establecieron, más allá de toda duda, que la figura fue sobre pintada décadas después de la muerte de Vermeer.

“Incluso había una capa de suciedad sobre el barniz original en el Cupido, que mostraba que la pintura había estado en su estado original durante décadas”, dice Neidhardt. La pintura sobrepuesta también era ligeramente más oscura que el color utilizado por Vermeer en el fondo de su trabajo, porque el último artista que tapo la obra necesitaba compensar el barniz oscuro del original, explica.

Tecnologia XRF – Staatliche Kunstsammlungen Dresden

Producida alrededor de 1657, Girl Reading a Letter at a Open Window ha estado en la colección de la ciudad de Dresde desde el año 1742 y es una de las 35 pinturas definitivamente atribuidas a Vermeer. La misma pintura de Cupido también aparece “A Lady Standing at a Virginal in the National Gallery” de Londres. Los expertos creen que pudo haber sido una imagen real en poder de Vermeer: ​​un inventario de 1676 menciona dentro de las pertenencias de su viuda la mención de un “Cupido”.

Vermeer frecuentemente hacía referencia a otras obras de arte dentro de sus pinturas como un dispositivo para transmitir información complementaria o comentarios. La pintura de Cupido es una clara referencia a “una historia de amor” en la pintura, dice Neidhardt. Luego fue tapado por alguien que cuyas razones se desconocen.

 Luego de un trabajo de restauración de rutina, el viejo barniz fue retirado para devolver los colores originales.

Después de las pruebas de laboratorio realizadas en la Academia de Bellas Artes de Dresde y los exámenes de fluorescencia de rayos X realizados con el apoyo del Rijksmuseum en Ámsterdam, se confirmó que la pintura que cubría el cupido era significativamente más nueva original. La decisión de exponer el cupido fue tomada a principios de 2018 por un panel externo de expertos, incluyendo Ige Verslype del Rijksmuseum y Arthur Wheelock en la National Gallery de Washington, institución asesora sobre la restauración, que se financia con el apoyo de la Fundación Hata en Ámsterdam y en Tokio.

Aktueller Zwischenzustand der Restaurierung zum 7. Mai 2019, Öl auf Leinwand, Gemäldegalerie Alte Meister

El minucioso trabajo del restaurador Christoph Schölzel, requiere un microscopio y un bisturí, que le permite raspar el repinte sin quitar el barniz original de la versión de Vermeer de la pintura. Hasta ahora, el Cupido está medio expuesto; se estima que el trabajo requerirá al menos otro año para ser concluido. “Chica leyendo una carta en una ventana abierta” se mostrará en su estado actual, semi restaurado, del 8 de mayo al 16 de junio en la Gemäldegalerie Alte Meister en Semperbau, Dresde.

Dresde posee dos pinturas de Vermeer, y se encuentran entre los tesoros más importantes y valiosos de las ricas colecciones de arte de la ciudad. El segundo, “The Procuress” (1656), fue restaurado entre 2002 y 2004.

¿Sabías que?:

Théophile Thoré (1807-1869) también llamado William Burguer fue un perito de arte que descubrió Vermeer cerca del año 1840, 160 años después de su muerte. Él fue el responsable por el resurgimiento del artista y fue el primer coleccionista de obras del maestro.  

En 1866 realizó una retrospectiva del artista donde reunió 11 obras pertenecientes a coleccionistas de la época. De esas 11 obras solo 4 mantienen su categoría de originales en la actualidad.

Théophile Thoré fue un visionario y un gran profesional que aporto bases para el trabajo pericial, serio y académico.

Otros eventos relevantes del experto: fundó en 1842 la Alianza de las Artes, la primera consultora de peritaje de arte de la que se tienen registros, también fue el descubridor del pintor inglés Frans Hals.

Créditos

Fuente sobre studio técnico: The Art Newspaper – Catherine Hickley

Fuente sobre T. Thoré: Givoa Brasil –  Gustavo Perino.

Copyright Staatliche Kunstsammlungen Dresden
1 Comment

Post A Comment

3 × 4 =